Para crecer hay que volar, sin miedo a extrañar.

Au Pair Mexico

 

Viajar y vivir lejos de casa por un tiempo, puede sonar difícil, sobre todo cuando piensas en todo lo que dejas, en tu familia, tus amigos que ya no verás por algún tiempo. La nostalgia es ese sentimiento de extrañar lo que teníamos, ya sea el recuerdo por una persona, un lugar, situación o momento que vivimos pero ahora ya no tenemos. Si estás pensando en convertirte en una chica Au pair, toma en cuenta que constantemente sentirás este sentimiento, (Bueno, tal vez solo al principio). Puede que este sentimiento te parezca algo incómodo o molesto pero te aseguramos que es de lo más normal, por ello tienes que ser fuerte y estar mentalizada para el cambio y no te quieras regresar ya que estas en el lugar que querías estar. Tómalo con calma, no vas a pasar un año sufriendo por estar lejos de casa.
Te daremos algunos consejos para que este proceso sea de lo más fácil para ti. Nosotros siempre hacemos mucho hincapié en la etapa de entrevistas con las familias a las que te uniras en esta aventura, esta etapa es vital. Si te encuentras en este proceso o estás a punto de iniciarlo, te aconsejamos que realices todas las preguntas e inquietudes que tengas sobre tu futura convivencia y actividades. No está demás, después nos lo agradeces.
Algunas Au pairs sufren diversas emociones y sentimientos encontrados; es normal, si vas a vivir esta aventura tendrás una bomba de emociones. Y eso es lo mejor de todo.
Tendrás muchas alegrías, euforia, felicidad, adrenalina por la decisión que tomaste o tomarás; quizá después te entre algo de nerviosismo cuando la fecha de partir esté cerca. Un poco de tristeza está bien, por tu familia y amigos que dejas. Sí, es así de contradictorio. ¡No queremos asustarte! No, para nada, pero si ayudarte a conocer un poco más el camino cuando estas emociones y sentimientos aparezcan.
Por eso es importante la química que generes con tu futura familia anfitriona, ellos serán tu gran apoyo, ya que no estarás sola en ese nuevo país.
Estando allá, obviamente, compararás tu antiguo hogar, la comida, el clima, todo. Y es ahí cuando extrañarás a tu familia y sentirás tristeza por todo lo que dejaste. Ya repetimos pero no queremos que lo olvides. Sin embargo ¡Tranquila! ¡No te alarmes! Es completamente normal, es parte del cambio. Así que no tengas miedo de aceptar que extrañas tu casa, tu familia o tu perrito. Estarás conociendo cosas nuevas y es normal compararlas; cuando esto ocurra platicalo con tu nueva familia, con ellos podrás desahogarte, recuerda que ellos serán tu nueva familia y tu parte de ella.
Trata de no darle mucha importancia, no más de la que merece, enfócate en las razones por las cuales decidiste ser Au pair, por la aventura que para ese momento ya estarás viviendo; todos los nuevos lugares y experiencias.
Último consejo: trata de siempre estar comunicada con tus padres y amigos. No quiere decir que te la vivas pegada al teléfono, pero busca en tu tiempo libre un espacio para platicar con ellos, contarles todo lo que has hecho. Te aseguramos que cuando lo hagas ellos te mandaran como dicen: muchas porras para que sigas.
Lo mejor de ser Au Pair no es sólo conocer otro país, otros lugares, otra cultura. Sino también conocerte a ti misma, ver de todo lo que eres capaz. Si todavía no eres una chica Au Pair por miedo a dejar tu zona de confort. ¡Por favor déjala ya! Da un salto de fe. Sí, tendrás todos estos sentimientos, pero también todos los demás que son por los que vas. Muchas nuevas aventuras, experiencias, recuerdos para contar. Atrévete a decir sí al mejor año de tu vida.